Un hervidero de empleo

Todos los chiringuitos ya están abiertos y la plantilla total, incluyendo hamaqueros y demás personal, alcanzará los 20.000 trabajadores en verano.
 
Los chiringuitos son una importante fuente de empleo hasta el punto de que, según los datos que maneja la Asociación de Empresarios de Playas de Málaga, puede haber hasta 20.000 trabajadores este verano, ya que a los fijos de todo el año se le suman los refuerzos de diario y fin de semana. Muchos de estos establecimientos, además, no poseen solo el restaurante sino que incluyen hamacas, zonas náuticas y de ocio o masajistas.
 
El año no comenzó especialmente bien porque el tiempo no ha acompañado. Muchos días de lluvia o viento que han dejado muchas mesas vacías. Sin embargo, Manuel Villafaina, presidente de la patronal, afirma que "la Semana Santa, que es el primer gran termómetro turístico, y el puente de mayo han sido magníficos" y confía en que, una vez se estabilicen las temperaturas, el verano sea positivo.
Los fines de semana es difícil coger mesa si se va sin reserva y entre semana, en cuanto empiecen a finales de junio las vacaciones escolares, el índice de ocupación se eleva notablemente. No obstante, Villafaina cree que 2018 no será tan bueno como el 2017. "El año pasado fue excepcional, superando incluso los datos de antes de la crisis en 2007", narra. El presidente de los empresarios de playa explica que la temporada es cada vez más larga, prolongándose incluso hasta octubre, y que cada vez hay más chiringuitos que abren todo el año, aunque también depende de si los hoteles de alrededor cierran o no por temporada.
 
Tan importante como la ocupación es el gasto medio de los clientes, pues de poco sirve que el chiringuito esté completo si apenas se gastan ocho o diez euros por persona como ha ocurrido en los años de crisis. Villafaina destaca que el tique medio por persona antes de la crisis era de 20 euros, bajó a 10 en la crisis y desde 2016 crece de nuevo a buen ritmo. Ahora vuelven a respirar, pero el presidente de la patronal asegura que "lo hemos pasado muy mal y raro es el que no ha tenido pérdidas si ha abierto todo el año". "La gente cree que se gana mucho dinero con los chiringuitos pero no es así. Te permite vivir bien, pero no te hace millonario", prosigue.
 
Para combatir la crisis Villafaina afirma que los chiringuitos han estado 10 años con los precios congelados y subraya que este verano hay empresarios que van a subirlos un 5% y otros se mantendrán igual. Miguel Sierra, propietario del chiringuito Playa Miguel en La Carihuela, subraya que "vamos a tener un precio similar y si hay incremento será poca cosa, porque hemos metido algunas novedades en la carta para satisfacer la demanda del cliente". En su restaurante, curiosamente, la mayoría de sus clientes son extranjeros -principalmente holandeses- y Sierra dice que les encantan las gambas al pil pil.
Pasaje Esperanto, bq 1 Local 4
29007 Málaga
España
952 61 47 25
952 61 55 94
info@aeplayas.es